Viaje interior


Este blog surge de mi necesidad de compartir reflexiones, experiencias, percepciones, sentimientos, que surgen de mi vida personal y profesional. Me cuesta separar ambos mundos ya que mi trabajo como psicóloga consiste en acompañar a otros en su crecimiento personal, y en mi vida personal un interés fundamental es mi propio crecimiento... y tanto mi crecimiento afecta al crecimiento de mis pacientes, como el crecimiento de quienes consultan y confían en mi como terapeuta afecta a mi crecimiento personal. Es un enriquecimiento mutuo constante en un relación humana.

No concibo mi vida sin ocuparme por crecer interiormente, es para mí un viaje interno que nunca acaba, y en el cual cada vez que miro hacia atrás me doy cuenta que ha cambiado mi perspectiva de lo que se dejó, de lo que ya pasó. Avanzar en este viaje de autoconocimiento me ha permitido tener cada vez mayor consciencia de mí, y cada paso que doy me permite a su vez acompañar más profundamente a los otros en su propio viaje de autoconocimiento y crecimiento, teniendo claro que mi labor es llevar un poco de luz a ciertas zonas oscuras, dar la mano cuando se necesita apoyo, dar valor cuando se necesita coraje... acompañando amorosa y respetuosamente, a quien hace todo el trabajo, a quien camina su propio camino, a quien le compete construir su propia vida y dar los pasos que necesite dar para ello, pero que muchas veces está perdido, desorientado, dolido... y otras desconectado, acorazado... desesperado... y se atreve a pide ayuda.

Cada vez que alguien viene a terapia conmigo, honro y agradezco profundamente su valentía y su tremendo acto de confianza para abrirse y mostrarse sin caretas ante mí, hasta entonces una desconocida. Porque la psicoterapia no es para quienes están locos o sólo para quienes tienen problemas de salud mental, es para aquellos verdaderos valientes que quieren conocerse, aunque aquello conlleve mirar las partes de sí mismos que no les gustan, aunque aquel camino sea difícil y a ratos doloroso, para poder mirarse real y sinceramente, y desde esa relación honesta, amarse y vivir con libertad la vida que escojan vivir. Y si eso es difícil aún más puede serlo pensar en mostrarse ante un desconocido. Peor aún si ya se ha consultado con varios psicólogos que no han sido lo suficientemente empáticos, y se decide volver a intentarlo. Puede ser difícil confiar, pero necesario. Sea como sea, siempre es bueno seguir intentándolo hasta dar con el terapeuta adecuado para ti, y ese no es necesariamente quien te diga que te entiende, ni quien te de consejos... sino quien te brinde un espacio amoroso para mostrarte tal como eres y te facilite ir al encuentro contigo mismo.

Muchas veces queremos soluciones rápidas, pero en este camino no las hay. Sí, hay parches, pero sólo retrasan la decisión de recorrer el camino, y tapar las heridas puede hacer que se infecten. Como mencioné antes, el viaje de autoconocimiento y crecimiento personal es, para mí, eterno. Sin embargo cada uno decide hasta dónde quiere caminar, con qué ritmo, cuándo hacer una pausa, cuándo detenerse, cuándo retomar (o no)... y si quiero o necesito alguien que me acompañe en ese camino.

Pienso que siempre está el llamado interno a re-encontrarnos con nosotros mismos, va en cada uno escucharlo, sentirlo, y con todo y miedo, decidir recorrer el camino. En mi camino personal distintos y humanos terapeutas me han acompañado en distintos tramos y distintas etapas, agradezco profundamente a cada uno de ellos por facilitarme el recorrido de una u otra forma. También agradezco a todos quienes lean este blog y se hagan parte de este espacio, los invito a participar, comentar y compartir.

Gracias!

**Que todos los seres en todos los lugares sean felices y libres, que todas mis palabras, acciones y pensamientos contribuyan a la felicidad, libertad y paz de todos**

#viaje #blog #crecimiento #terapia

Entradas recientes