Sanación de los hombres


Suele suceder que asisten a psicoterapia, talleres, terapias complementarias, muchas más mujeres que hombres. En mi experiencia aproximadamente 1 hombre cada 5 mujeres. Me ha tocado escuchar a muchas mujeres diciendo que a los hombres no les interesa estar mejor, que no quieren crecer, que no les interesa su desarrollo personal, e incluso que los hombres no evolucionan. Asimismo, observo como existe un auge de terapias para sanar la energía femenina pero que están destinadas a mujeres y son para mujeres, siendo que energía femenina y masculina tenemos todos. Me parece que tanto las mujeres y los hombres hemos sido condicionados de distintas maneras, el patriarcado también les afecta y muy duramente a ellos. La sanación de la mujer no pasa por ir contra los hombres. Y justamente a los hombres les cuesta tanto ir a terapia porque están condicionados a reprimirse, a aguantar, a sostener, a no pedir ayuda, a ser "macho"... y por tanto les cuesta mucho más tomar la decisión de asistir a terapia, de pedir ayuda, de abrirse a contar sus problemas, de mostrar sus emociones, ser vulnerables... Las mujeres debemos apoyar que ellos puedan romper con esos condicionamientos, que puedan atreverse a ocuparse de ellos mismos, de verse, de abrirse a sentir. No los excluyamos.

Yo honro profundamente la valentía de los hombres que se atreven a ir a terapia soltando los condicionamientos que tanto les pesan. Honro a quienes he podido acompañar, su confianza y su vulnerabilidad. A quienes se atreven a ir más allá de la razón, a conectarse con otros espacios de su ser. Quienes quieren aceptarse, cuidarse y amarse a sí mismos, más allá de lo que otros piensen. A ser fiel a sí mismos.

Honro también a todas las mujeres valientes que están dispuestas a mirarse tal como son, a confiar en un otro, abrirse, respetarse, cuidarse y amarse, animando e inspirando a los hombres de su vida a hacer lo mismo.

Hay una fuerza tremenda en la vulnerabilidad.


Entradas recientes